Los aportes de los socios permitieron comprar 11 máquinas el año pasado, modernizar la central de alarmas y también finalizar el campo de entrenamiento más grande de Sudamérica. Todo esto en beneficio de la comunidad que cada día nos demanda más.